Resequedad Vaginal

Dra. Charley Ferrer

Se estima que aproximadamente 80% de las mujeres premenopáusicas (en sus 30 y más) experimentan resequedad vaginal. Este porcentaje es más alto para las mujeres posmenopáusicas. La resequedad vaginal es causada por niveles bajos o en declive de estrógeno en el cuerpo de la mujer, lo que lleva a un adelgazamiento y secamiento de las paredes vaginales.

Puede ir desde una incomodidad menor hasta un dolor debilitante, si se deja sin tratar, eso sin decir que causa dolor durante el acto sexual, sumándose a las razones por las que las mujeres evitan el sexo, las cuales devienen después en una espiral de pérdida de la libido y baja en el deseo sexual. Enfrentémoslo. Por qué tener sexo cuando éste causa dolor.

A pesar de que la resequedad vaginal es frecuentemente un síntoma experimentado por mujeres en sus treinta y algo, féminas de cualquier edad a quienes se les han practicado histerectomías, están amamantando o tienen diabetes, pueden experimentarla también.

Esta ocurre cuando las glándulas bartolinas, que producen la lubricación necesaria para el intercambio sexual, no están funcionando correctamente.

Éstas se localizan a lo largo de los labios vaginales y durante la estimulación segregan un lubricante más grueso que ayuda a una suave inserción del pene. Dicho lubricante tiene un olor natural parecido al almizcle, el cual a menudo es llamado el "olor del sexo", que atrae a la

pareja y le hace saber que te estás excitando. No pienses ni por un segundo que la sequedad vaginal solamente es causada por un desbalance en tu cuerpo o un nivel bajo de estrógenos que viene con la edad, el amamantamiento o una enfermedad. Puede ser causada también por la culpa, la vergüenza e incluso el miedo, sentimientos que llevan a problemas psicológicos tales como el bajo deseo sexual, la anorgasmia (incapacidad para experimentar orgasmos), dispaurenia (dolor durante las relaciones) y depresión.

Si te sientes muy apenada como para hablar con tu pareja o amigos acerca de la culpa o la vergüenza, busca a un terapista o sexólogo. Mi libro Para la Mujer Sensual, es otra alternativa que ofrece información valiosa y toca varios asuntos que ayudan a las mujeres a abrazar todo su potencial sexual.

Lubricación artificial

Los lubricantes son un regalo de la ciencia para hombres y mujeres, no sólo porque vienen en variedad de sabores, sino también con diferentes texturas como los basados en agua y silicona. Los basados en azúcar (esos que vienen con sabores), no deberían ser usados dentro de la vagina, ya que pueden causar infecciones.

Sin embargo, es muy divertido usarlos afuera. Para la resequedad vaginal, el lubricante de silicona es más espeso y dura más, lo cual lo hace muy bueno para un empuje prolongado. Los basados en agua funcionan igual, pero puedes necesitar reaplicarlo si estás en medio de un empuje prolongado.

El aceite para masaje, las lociones para las manos y la mantequilla, no deberían ser usados nunca dentro de la vagina. No sólo alteran su pH natural, sino que pueden causar también severos problemas.

La vaselina y el aceite de bebé, tampoco son recomendables, ya que se ha determinado que causan severas reacciones alérgicas en algunas mujeres y lágrimas microscópicas en la vagina, que hacen a las damas más susceptibles a las enfermedades de transmisión sexual.

Tu salud física y mental son importantes y también lo es tu salud sexual. Acepta todo de ti misma para capacitarte para una vida pasional saludable.

Viva con pasión...

¿Qué puedes hacer?

Ahora que sabes qué es, ¿cómo te puedes deshacer de ella para disfrutar y obtener más placer en tu vida amorosa? Lo sorprendente es que hay varias medidas y remedios naturales que puedes tomar inmediatamente y ayudarán a aliviar tus síntomas de manera significativa o eliminarlos del todo.

Algo tan simple como aumentar la cantidad de agua que tomas diariamente puede incrementar drásticamente tu lubricación vaginal y reducir o eliminar del todo la resequedad vaginal.

Tomando al día diez vasos de agua de ocho onzas puedes rehidratar tu cuerpo, haciéndolo capaz de producir la lubricación necesaria para hacer el sexo divertido y excitante una vez más. El agua ya no es sólo para la dieta, es para la salud sexual también.

La dieta es otro remedio y culpable de la resequedad vaginal. Las mujeres necesitan una dieta balanceada, así que una alimentación baja en grasas y alta en carbohidratos no es la mejor fórmula para las féminas y de hecho las priva de los nutrientes que su cuerpo necesita para ayudarla a producir estrógeno.

La terapia de sustitución de hormonas es otro tratamiento para la sequedad vaginal y tu médico es la mejor persona para hablarte acerca de los riesgos que implica. Hay también otras alternativas naturales que pueden estar disponibles para ti y tener menos efectos secundarios.

El ejercicio es otro factor importante para balancear tu cuerpo naturalmente y capacitarlo para producir suficiente lubricación a cualquier edad. No estoy sugiriendo que corras cinco millas a la semana o que hagas dos horas de aeróbicos diariamente, pero, quizá subir por las escaleras en lugar del ascensor.

Qué tal caminar, comienza con 15 minutos diariamente y ve avanzando hasta una hora en la que te honres a ti misma y a tu cuerpo. Recuerda, mientras más te ejercites, más energía tendrás en el sexo. Reducir tu estrés es primordial.

Los "rapiditos" y la penetración prematura

Ninguna discusión sobre la resequedad vaginal está completa si no se trata el tema de los rapiditos y la penetración prematura. Aunque pueden querer arrancarse las ropas el uno al otro y dejar que te domine la pasión, puedes descubrir que la penetración es difícil o demasiado dolorosa como para disfrutar totalmente ese delicioso juego sexual.

En esos instantes asegúrate de usar lubricación artificial. No necesitas cargar una gran botella de lubricante contigo, hay paquetes individuales que te permiten meterlo en la cartera o el bolsillo trasero.

Además de los rapiditos, la penetración prematura es otra causa de la sequedad vaginal. Ésta ocurre cuando no estás lo suficientemente excitada previo a la penetración. Nunca sufras este tipo de penetración "forzada"!!!! comunícale tus necesidades a tu pareja. Un buen amante quiere que disfrutes tanto como él lo hace. Por esto, hazle saber si necesitas más estimulación y dónde.

** Diario El Carabobeño / Suplemento Médico Edición Marzo 2006

** Traducción: Argenis Ramírez